Mejor cada día

Tengo solo 14 años, pero Dios ya hizo algo permanente en mi corazón. Hace un año mis amistades me alejaron de todo lo que me hace bien: mi mamá, mi familia, la escuela y me hice aún más ajeno a quién era Dios. No considero estas personas malas, sino las cosas que estábamos haciendo. Me ofrecieron marihuana y la acepté, también empecé a tomar alcohol. La verdad me sentía tan invencible que hasta me salía de mi casa sin permiso. Esto vino a su fin cuando me metí en problemas que pudieron afectar el resto de mi vida.

Estando en una fiesta fumé con mis amigos. Al día siguiente en la escuela, fueron perros que estaban entrenados para detectar droga y agarraron a mi amigo porque su sudadera olía a marihuana. Cuando mi amigo fue interrogado me menciono y mi mamá se dio cuenta de mis malos hábitos.

Recuerdo que me metí en tantos problemas con mi mamá. Pero tenía que abrirme con ella. Finalmente le compartí lo que había estado haciendo y genuinamente decidí cambiar ese día. Mi mamá me hizo ver que ya no era como antes, ya no jugaba deportes como siempre me había gustado y me dio miedo convertirme en esta persona que no quería ser.

Un par de semanas después, mi mamá me dijo que ya íbamos a empezar a ir a la iglesia. Y yo sabía que necesitaba esto en mi vida. El primer día recuerdo que entré al auditorio y lo que más me impresionó fue la alabanza. Empezamos a ir a Crece y aprender sobre la visión de la iglesia. Cuando ese curso terminó, llené un papeleo y al escoger en que ministerio quería servir marqué todo. Yo quería servir donde me necesitaran más. Y esa misma semana me llamaron del ministerio de bienvenida. Ahora cada domingo sirvo saludando a la gente y amo estar aquí.

Ahora he aprendido que no importa quien eres, eres bienvenido en este lugar, pero principalmente en el corazón de Dios. No importa tu edad, personalidad o gustos. Aquí el amor de Dios alcanza a todos. Amo esta casa, amo lo que ha hecho con mi familia, mi relación con mi mamá, con Dios y por incomodarme para ser mejor cada día.

EMPIEZA TÚ HISTORIA AQUI